miércoles, noviembre 19

19



Con los ojos cerrados te sentí al recorrer mi espalda. Con suaves y tiernos besos que mantenían mi mente entretenida mientras tus manos exploraban el resto de mi cuerpo.

Transcurrieron los minutos y no quise mirar.

Tus labios marcaban la intensidad y comenzaron a reflejar la lujuria hasta que la ropa comenzó a estorbar y manipulaste mi cuerpo para deshacerte de ella.

Me tenías ahí, acostada en la cama aún no se si disfrutando de ti o dejando que tu lo hicieras conmigo. Siempre con los ojos cerrados.

Esta vez no puedo narrar como antes. No me atrevo.

Tanto así como no me atreví a llamarte por tu nombre...



...pues tuve miedo a equivocarme.



6 comentarios:

***N!nf@*** dijo...

ja en esos momentos no vale ekivocarse

Pater Noster dijo...

ja

que puta... jajajaa

a todos les pasa eso. Parejo H o M

Pater Noster dijo...

...por cierto, foto de impecable sensualité

atte: yo dijo...

que foto tan chingona

Srta. Pelo dijo...

Las Alpha Bitches rockean, creo que ya no quiero ser monja. Al diablo con la castidad.

kxa negra dijo...

Muy buena fotografía, felicidades.