lunes, junio 22

Mira, juega y aprende.

Mírala allí. Sentada fingiendo hacer cualquier otra cosa menos deseándote y tu ya con aquello al pie de guerra.

No es necesaria toda una faena para que comiences el juego; Podrías no besarla, pero mírala.
Que tu vista disfrute aquel escote que aún roba tu atención al imaginar la claridad de su piel reaccionando al contacto de tus labios. Que tu olfato reconozca el particular aroma que expide su cuerpo mezclado con el almizcle de la fragancia justo detrás de su cuello.

Mira su rostro. Observa sus ojos que sin decir palabra gritan sexo al sentir las manos que no has contenido a deslizar bajo su falda. Toma tu tiempo y siente el temblar de su cuerpo al mínimo roce de tus dedos recorriendo las curvas de esas kilométricas piernas que en algún sitio han de mostrarte su final; Ahí, donde una ligera e inocente tela de algodón a rayas color lila delata en la humedad la excitación que brindan tus dedos.
No pierdas de vista cómo se expresa sobre la blusa, y sin posibilidad de esconderse es delatada en la reacción de su rostro, en la piel y en las pupilas. Al abrir las piernas, al estirar su espalda. Cada movimiento de su cuerpo revela la fricción interna de ese inocente manoseo tuyo.

¿Ha cerrado sus ojos? ¿te has fijado en sus labios? Contente a tu instintos y por unos segundos más admira esa peculiar forma en que sus mejillas cambian de color al ruborizarse ante la exigencia de que por fin, la hagas tuya.

Actuar es divertido, pero como espectador disfrutarás de aquella obra a punto de llegar al máximo placer en el mejor asiento; Justo en primera fila.

5 comentarios:

Caníbal dijo...

Pues es que ver está chido pero no hay nada mejor que ser parte de la obra... y entre más rápido se forme parte, mejor!

Aquí no supe qué era lo que ella estaba haciendo (¿lavaba los trastes y él llegó por detrás? ¡Uh!) pero si toda ella gritaba "sexo, sexo, sexo" lo más lógico era que el radar detectara la presencia del enemigo y pues por eso ya estaba al pie de guerra!



Buen post. =)



P.D. Los calzones de algodón rulean ¡Oh, sí!

CRUDO dijo...

guauuuuuum haaay shhhh, que descripcion tan tan, no hayo la palabra, es como si lo estuvieras viendo y escribiendo, esta de lujo, yo admito ser un voyeur de primera, asi que tu relato me llego cabron, que ricooooo

CRUDO dijo...

heey nada nuevo por aqui? shhh seguire dando vueltas de todos modos jeje

ivan dijo...

y cuando tomas a una morra. te metes a su depa.

la haces que se masturbe enfrente de ti.
te masturbas frente a ella.
no la dejas que te toque.
se desespera.
te ries.
se desespera mas.

te vienes.

quiere tocar tu semen. no la dejas.
te dice.. puedo tocar tu semen?.
le dices. NI MADRE.
mientras recuerdas su cara cuando te veia masturbandote con las dos manos.

y ves a una gordita con cara agitada y desgreñada en la cama.. y un poster de la serie de anime.. fruit basket en su puerta..

Gotzon dijo...

Gracias por recordarnos la cantidad de sensaciones placenteras que podríamos experimentar si no fueramos tan impacientes... (y también por darnos pistas de vuestras preferencias, jajaja, queda tanto por aprender...)