domingo, septiembre 21

Voces



Escuchó atentamente la voz de él susurrándole al oído lo delicioso que le parecía su cuerpo y las ganas de recorrerlo delicadamente con sus manos ásperas...


Más no lo hacía.

Con los ojos cerrados ella sintió su cuerpo reaccionar ante aquella erótica narración que describía paso a paso, sin perder detalle alguno, lo que le esperaba. Con el cuerpo desnudo, tendida en aquella cama, pudiendo sentir su aliento en la nuca.

A la espera de caricias, las imágenes comenzaron a llenar los espacios vacíos entre sus palabras, recreando una película basada en recuerdos... en anhelos.

La piel no puede más, necesita el contacto; suplica por el sin decir palabra alguna mientras sufre aquel placer.

A él parece darle placer el sufrimiento de un gemido que escapa ante la respiración acelerada que anuncia el final.Ella no se mueve más... ha dejado de oir su voz. Apenas segundos después abre los ojos y se descubre sonriendo.



Sonriendo; en una cama vacía.

2 comentarios:

Canibal dijo...

Ok, está chingón pero siento que tiene un hueco... y no es precisamente el de la protagonista.

Tal vez omitiste detalles de lo que estaba escuchando, por no querer que fuera demasiado explícito. Se entiende pero siento que fue lo que le faltó ¿porqué? porque el texto inicia cachondo y va aumentando de cachondez y luego... bueno, luego ella se avienta un gemidito y se acabó. Está sola.

La idea es buena, me cae que es buena, pero le hizo falta más pimienta al desarrollo erótico de lo que ella escuchaba. No tenías que aventar "VERGAs" y "CULOs" por los aires para lograrlo, lo sabes.

Por lo demás, chingón, no le reclamo nada. Y me quedo con esta frase "A la espera de caricias, las imágenes comenzaron a llenar los espacios vacíos entre sus palabras"

Pinche necesidad de satisfacción.

ËTÖR dijo...

Buenísimo!

Beso!